Insólita historia detrás de los Whatsapp sobre robos de bebés

El supuesto autor de un mensaje que alertaba sobre sustracción de chicos se presentó ante la Justicia y, aunque no declaró, trascendió que los grabó por una discusión con la madre de su hija. Los audios, así como los twitts de Rudy Kentton, fueron parte de lo que el gobernador llamó un plan de desestabilización

El supuesto autor de los mensajes de Whatspp en los que alertaba sobre robos de bebés en Rosario, se presentó ante la Justicia y, aunque no declaró formalmente, se conoció que negó las sustracciones y contó que grabó los audios tras una discusión con la madre de su hija. Esta situación sumada a los twuits de Rudy Kentton fueron parte de lo que el gobernador Miguel Lifschitz denominó plan de desestabilización.

De acuerdo a lo que informó Radiópolis (Radio 2), Mauro R., de 41 años, se presentó ante la Justicia quien habría grabado el audio en el que aseguraba haberse reunido con un jefe de la Policía de Investigaciones (PDI) porque hubo 5 robos de menores en Rosario. Ese material se viralizó y promovió aclaraciones y una denuncia del propio jefe de la PDI, Daniel Corbellini.

En este sentido empezó a trabajar el fiscal Fernando Dalmau, quien fue “acorralando” a este hombre indagando en grupos virtuales. Así, llegaron a flujos de colegio y de un grupo de hockey de un club. Cuando estaban cerca del mensaje original, este hombre de 41 años, se presentó anoche en la PDI con el abogado Gabriel Navas y entregó su teléfono celular.

Aún no declaró oficialmente, pero informalmente explicó que en realidad grabó el audio por una discusión con la madre de su hija. Le reprochó que no la cuidaba correctamente y la quiso asuntar. Hasta ahora, no surge de él una vinculación política.

Por lo que se conoce hasta el momento, es un hombre que menciona un episodio familiar que se le fue de las manos. Dijo que es una cuestión “doméstica” y aseguró que mandó el mensaje a la familia y se viralizó.

Los audios de falsos robos de menores, como el enigmático twitterRudy Kentton, fueron gran parte de lo que el gobernador Miguel Lifschitz llamó un plan de desestabilización.

En las próximas 24 o 48 horas, en libertad será imputado en Fiscalía por “intimidación pública”. Es por “intimidación pública” y se trta de un delito que tiene entre 2 y 6 años de prisión.

Comments

comments

Deja un comentario