Genesini: “En algún momento tiene que haber políticas activas”

Ante la crisis del calzado y otras industrias de la provincia, el ministro de Trabajo elevó el reclamo a la Nación. “Ya entramos en el último trimestre del año”, avisó. Caída del consumo y aumento de las importaciones, los principales factores negativos

En medio de la crisis industrial de Santa Fe, expuesto sobre todo en el sector del calzado durante los últimos días, el ministro de Trabajo de la provincia, Julio Genesini, relanzó un reclamo al gobierno nacional para que “en algún momento” se comiencen a aplicar “políticas activas” a favor de la producción nacional. Sostiene que, hasta ahora, el empleo ha sido “contenido” por “procedimientos preventivos”.

“Ante esta situación coyuntural, en general hubo una contención del empleo, pero lo cierto es que ya entramos en el último trimestre del año, en algún momento tiene que haber políticas activas. Que fortalezcan el consumo y que posibiliten que las empresas puedan invertir”, planteó el funcionario en Radio 2.

En cuanto al riesgo laboral en el ámbito fabril, explicó que durante este año, “muchos casos se han ido resolviendo con procedimientos preventivos de crisis”, que buscan “una alternativa legal para evitar la pérdida de puestos de trabajo”.

En ese sentido, en el programa La primera de la tarde reclamó: “Se trata de medidas coyunturales; lo que consolida el empleo es que se fortalezca el mercado interno y la economía funcione sobre bases de mayor estabilidad”.

Al problema que genera el incremento en las importaciones –por caso, en el rubro calzado subieron cerca de un 35 por ciento en 2016–, el ministro destacó también, como punto negativo, “una retracción en la demanda”, lo que hizo caer el mercado interno. Y por ende, la producción.

Además de esos factores, aparecen la recesión general de la economía y el aumento de costos a partir, fundamentalmente, de los tarifazos de la energía, más allá que diferentes recursos judiciales lograron morigerar las subas que pretendía el gobierno nacional.

Genesini resaltó también el rol de los sindicatos “para buscar alternativas” y cerró: “Venimos haciendo un gran esfuerzo en un panorama no exento de complicaciones; de esa manera se logró ir sorteando algunas situaciones”.

Una piedra en el zapato

Por su parte, también en contacto con el periodista Sergio Roulier de Radio 2, los fabricantes de calzado brindaron detalles de la problemática que afrontan y que esta semana quedó más visibilizada con la manifestación de los trabajadores de Wyler’s, una firma de Alcorta (sur provincial) cuya continuidad está en jaque.

Alberto Serra, titular de la Cámara de la Industria del Calzado de Santa Fe, dijo que esta empresa –que tiene unos 150 empleados– “no escapa a situación general del sector” y se ve diezmada por “una importante caída en el consumo como elemento principal, con el agravante de la importación”.

“En diciembre –desde la asunción de Mauricio Macri como presidente– fueron liberadas importaciones que estaban pendientes y se produjo una avalancha. Hoy hubo una disminución, está más controlada o distribuida esa cantidad. Pero de todos modos, por mediciones del Observatorio de Importaciones, hablamos cerca de un 35 por ciento de aumento respecto del año pasado”.

“Pero lo más grave es la disminución en el consumo”, subrayó el dirigente, y señaló que “cada uno se ve afectado a partir del producto que realiza”, ya que “cuando hablamos de calzado, hablamos desde un zapato fino de cuero hasta una ojota”.

Números contundentes

Durante todo 2015, ese sector fabril confeccionó 140 millones de pares a nivel nacional, mientras que la previsión de los fabricantes para este año se ubica en unos 110 millones, es decir, un 20 por ciento menos de producción.

Cabe destacar que en Santa Fe se elabora un 15 por ciento del calzado “industria argentina”. Y también la provincia es fuerte en otros rubros hoy afectados por un panorama similar, como línea blanco y muebles.

Comments

comments

Deja un comentario