Por qué comprar productos argentinos en el exterior es más barato que en el país

Los connacionales que viajan al exterior no sólo vuelven con televisores y computadoras. Ahora también traen turrones, alfajores y galletitas

Aquí ya es algo común. Pero en el extranjero no dejan de sorprenderse con la imagen de los argentinos que en distintos aeropuertos del mundo están atiborrados de cosas que compran en el extranjero por la simple de razón de que es más barato. Pero lo que más llama la atención, tanto que motivó un informe de la inglesa BBC, es que entre los los televisores, las computadoras y la ropa adquiridos en el exterior, puede haber, también, alfajores argentinos.

Es que muchos productos que se fabrican en el país son más baratos fuera de los límites de la Argentina.
Por ejemplo, según un informe de Clarín, el Mantecol cuesta el equivalente a 21,35pesos argentinos (US$1,35) en Santiago de Chile y $21,35 (US$1,33) en Montevideo, pero $33,85 (US$2,11) en Buenos Aires, según una pesquisa del diario porteño Clarín.

Ocurre igual con las galletitas Cerealitas, que se encontraron 26% más baratas fuera. Así como la leche (21%) y el queso (8%). Son sólo algunos ejemplos de muchos.

Esta situación pone sobre el tapete cómo se conforman los precios en la Argentina. Y cuánto aumenta en la cadena de distribución y venta.

Gabriel Martini, quien dirige el podcast El Economista del Medio, hizo durante años análisis de precios y sostiene en el informe de la BBC: “Los argentinos hace tiempo que dejaron de conocer el valor real de las cosas que consumen a diario”.

“Los precios en sí mismos son un complejo entramado de elevados costos de producción y comercialización (transportes, alquileres, sueldos) y márgenes de ganancia empresarial a veces exorbitantes. A eso añade los complejos mecanismo de financiación”, indica.

Hace un mes el gobierno lanzó un plan para regular los esquemas de promociones de los comercios, que no publicaban las tasas de interés y cobraban más por pago de contado que por cuotas.

Aún así, cuando uno llega a un supermercado en Argentina todavía se encuentra con decenas de folletos, carteles y planes sobre promociones que en teoría abaratan la compra, pero según Martini sólo disfrazan un precio de por sí ya es alto.

Comments

comments

Deja un comentario