Un nuevo escenario en la provincia


Cuando todavía restaban de procesar la totalidad de los votos en el demorado escrutinio provisorio de las Paso, la campaña de cara a las elecciones generales ya se lanzó. Es un nuevo escenario que se configura desde hoy y que tendrá a los candidatos consagrados con la mira puesta en el 16 de junio. A nivel provincial, el Frente Progresista y el justicialismo buscarán polarizar la elección para gobernador y vice aunque por caminos diferentes. Cambiemos intentará salir de esa encerrona para no seguir perdiendo posiciones. Y en la carrera por la Intendencia de Rosario, los candidatos de cada frente electoral que sortearon las primarias saldrán a la caza de los votos propios y ajenos para lograr la mayoría que los deposite en el Palacio de los Leones desde el 10 diciembre.

Más allá de que el escrutinio definitivo ratificará los nombres de los que integrarán las listas para los cargos ejecutivos y legislativos en Santa Fe, el partido ya empezó a jugarse desde anoche. Y lo mejor está por venir.

La fórmula del Frente Progresista (FPCyS) que integran Antonio Bonfatti y Victoria Tejeda fue la más votada, pero Juntos se constituyó en el espacio que cosechó mayor cantidad de sufragios a raíz de la interna en la que se impuso Omar Perotti sobre María Eugenia Bielsa. Ya el gobernador Miguel Lifschitz hace 10 días había dicho que la elección se iba a polarizar entre Bonfatti y Perotti. Y los números le dieron la razón. 

El oficialismo buscará confrontar con Perotti apelando al voto anti-PJ y al voto útil. Llamará a su redil a los que eligieron a Cambiemos para que no gane el peronismo. En cambio, el rafaelino deberá conseguir primero que no se le vayan las voluntades que apoyaron a la ex vicegobernadora y después salir a buscar los votos de las fuerzas que no pasaron las PASO.

El candidato de Cambiemos, José Corral, desde ayer muy temprano salió a marcar su territorio, decir que su cosecha electoral fue un “escalón” (“un piso electoral”, en términos del diputado Federico Angelini) y echar mano a la experiencia de Miguel Del Sel en 2011 cuando aumentó el caudal de votos 2,4 veces entre la primaria y la general. Claro que era otro contexto.

Los números de la primaria son muy elocuentes y las diferencias muy claras. Pero es otra elección, habrá otra campaña y estará seguramente el debate de los candidatos de por medio, que si bien no define una elección puede ser crucial para la suerte de los que cometan errores.

Comments

comments